Parque Nacional de Doñana. Andalucía. España.

“Un mundo mágico al sur de la península ibérica”.

A tan solo una hora de mi ciudad natal, y donde vivo, Sevilla, se encuentra el Parque Nacional y Natural de Doñana, situado geográficamente entre dos continentes, y su proximidad al lugar de encuentro del Atlántico y el Mediterráneo, el estrecho de Gibraltar, y la desembocadura del río Guadalquivir, en Doñana se pueden observar más de 300 especies diferentes de aves a lo largo del año, al ser lugar de paso, cría e invernada para miles de ellas (acuáticas y terrestres) europeas y africanas, el mayor humedal de Europa.
Un entorno que conocí en mi adolescencia y juventud, sin saber que años después seria mi lugar de trabajo también, al dedicarme profesionalmente a la conservación de la biodiversidad de nuestra naturaleza andaluza.
Hace más de veinte años que comencé a mostrar al mundo este maravilloso entorno, en un principio como guía intérprete de la naturaleza y educador ambiental, donde con entusiasmo hablaba a niños, jóvenes y adultos del lugar mágico que pisaban, donde podían ver aves que en sus vuelos migratorios venían del círculo polar ártico, y a su vez otras aves subsaharianas, confluyendo en este magnífico humedal, donde ornitólogos de todo el mundo vienen a ver el espectáculo.
Doñana es historia de nuestra tierra, y así lo contaba en mis paseos por la Rocina. Tras la conquista de Sevilla en 1248 por los reinos cristianos, el rey Alfonso X el Sabio convierte Doñana en un cazadero real. Sin embargo, no es hasta el siglo XV cuando comienza el dominio señorial y con éste los primeros límites y acotamientos, y la prohibición de cualquier aprovechamiento que perjudicara a la caza.
El nombre de estas tierras se encuentra en documentos de la casa de Medina Sidonia, el VII duque de Medina-Sidonia construyó un palacio para su esposa, Doña Ana Gómez de Mendoza y Silva. Y en el pasar de los siglos este entorno se relacionó con casas reales, nobles, de ahí sus palacios y torres almenaras, hasta que en 1969 se declara el Parque Nacional de Doñana.
El Parque Nacional de Doñana es diferente en cada estación, sus ecosistemas diversos lo hacen único, su playa virgen, sus marísmas, el coto, la vera, sus dunas y corrales, y en esa amalgama de hábitats tan diferentes, los jabalíes, gamos y venados, coexistiendo con los caballos marismeños y las vacas mostrencas. Zorros, tejones y meloncillos, jinetas, erizos y lirones, un sin fin de mamíferos, y el más emblemático, el lince ibérico, la especie de felino más amenazada del mundo, y para el que desde años se trabaja en su conservación.
Reptiles, anfibios e insectos también forman parte de del espacio natural con mayor biodiversidad de Europa, y por supuesto como ya hemos hablado las aves, cientos de especies, algunas emblemáticas también, como el águila imperial.
Desde entonces hasta la actualidad mi vida ha estado ligada a este entorno, trabajando en su conservación, tanto en flora como en fauna, un privilegio que me ha permitido conocer muchos rincones de este lugar, para mi especial.
Aun seguiré visitando, recorriendo, descubriendo este lugar del mundo, cerquita de casa, y que seguro sembró la semilla para dedicarme hoy día a la conservación de la biodiversidad y sobre todo a sentir la naturaleza de esta forma tan especial.

2 comentarios sobre “Parque Nacional de Doñana. Andalucía. España.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: